top of page
  • Foto del escritorrizosmx

La endometriosis

Por: Frida Denisse Mendoza Hernández


Hace más de dos años descubrí la razón detrás de los fuertes cólicos que sentía

durante mi periodo, el motivo que me impedía correr igual que mis amigos en

clase de Educación Física, aquello que me obligaba a estar en cama al menos un

día al mes, desdoblándome del dolor. Todo esto tenía nombre: Endometriosis; una

enfermedad crónica cuya principal manifestación clínica es el dolor incapacitante

durante la menstruación y que padecemos al menos 1 de cada 10 mujeres en el

mundo. Existen pocos datos estadísticos respecto a cuántas mujeres poseen

endometriosis en nuestro país, pero datos de la Secretaría de Salud (Gobierno de

México, 13 de marzo de 2022) estiman que son alrededor de 7 millones de

mujeres.


Cada 14 de marzo se conmemora el Día Mundial de la Endometriosis, con el fin de

difundir más acerca de esta enfermedad y hacer consciencia respecto a que el

dolor menstrual no es normal. Hoy a casi 150 años de su descubrimiento,

sabemos realmente muy poco acerca de esta enfermedad.


Este artículo para nada sustituye la consulta con un especialista. Mi intención con estas palabras es que,


si en algún momento llegan a identificarse, sepan pedir ayuda a tiempo.


Comencemos con lo básico, la endometriosis se explica medicamente como el

crecimiento de células del endometrio en órganos fuera de la cavidad uterina, es

decir, dónde no deberían estar. Este tejido seguirá funcionando como si estuviera en su lugar, engrosándose y sangrando cada ciclo menstrual, llegando a provocar sangrados abundantes, dolor intenso, problemas de fertilidad, desbalances hormonales, e incluso comprometer órganos debido a las adherencias. Si bien, sus principales consecuencias la catalogarían como una enfermedad de corte ginecológico, también presenta sintomatología no ginecológica como cansancio

crónico, problemas intestinales, ansiedad y depresión; volviendo necesario que se

involucren equipos multidisciplinarios en su tratamiento.


Según los datos (El País, 2015) el promedio de años que tardan las mujeres en

obtener un diagnóstico es de aproximadamente 7 a 9 años. En todos estos años

es muy común oír frases como: “El dolor es normal”, “La menstruación siempre

duele”, “¿No lo estarás inventando?”, “Sólo quieres llamar la atención”, “Que

exagerada eres” y más; haciendo que las pacientes tengan que pasar por al

menos una docena de médicos de todo tipo antes de recibir un diagnóstico.

Muchas veces las mujeres somos acusadas de inventarnos el dolor cuando lo

sentimos, a tal grado que normalizamos una señal que nuestro cuerpo está

mandando para indicarnos que algo no va bien.


Soy muy consciente de mi privilegio, y que mi historia es muy diferente a las que

se pueden leer en muchísimos blogs y grupos de redes sociales. Aunque llevaba

años con dolor, el tiempo entre la primera vez que oí la palabra endometriosis salir

de la boca de mi ginecóloga y mi cirugía para remover adherencias, fue de apenas

3 meses. Pero mi caso no debería ser la excepción, sino la regla.


En aquel entonces no imaginé que la cirugía era solo el primer paso. Es

importante mencionar que la endometriosis no tiene cura y se trata de una

enfermedad crónica, por lo que ante el diagnóstico lo primero que tenía que hacer

era interiorizarla como mi compañera por lo que me resta de vida fértil. Al poco

tiempo de mi cirugía, comencé con tratamientos anticonceptivos, los cuáles no

necesariamente están diseñados para tratar la enfermedad, pero si, al inhibir la

función ovárica, se ha determinado que disminuyen los síntomas derivados. En

plena pandemia, y sin entender muy bien que pasaba con mi cuerpo, esté

comenzó a cambiar, y dentro de poco comencé a desconocerme frente al espejo.


Una de las consecuencias más difíciles fue la pérdida del cabello.

Si bien no está relacionada directamente con la endometriosis, si con muchos de

sus elementos conexos como: Los tratamientos y cambios hormonales, el estrés del diagnóstico, cirugía y hasta el propio dolor (Conocido médicamente como efluvio telógeno) y la inflamación.


El cabello es una fuente importante de nuestra autoestima. Su aspecto está ligado con nuestra seguridad; y comenzar a perderlo dramáticamente, puede ser un duro golpe. En mi caso, después de todo el tiempo que me había llevado comenzar a apreciarlo, amarlo, cuidarlo; verlo caer en la ducha todos los días, me hacía sentir

mal conmigo misma e incluso, dado que los dolores habían comenzado a disminuir, esta situación me llenó de inseguridades, porque pensaba que era el precio que tenía que pagar por vivir sin dolor. No me sentía yo misma, ya que mi cabello era parte de mi personalidad; y sentía que se iba con cada mechón por el desagüe.


Es una mezcla de emociones que a la fecha me es imposible describir en palabras. Emocionalmente creo que toqué fondo; y fue entonces que decidí cambiar el enfoque. Si bien, la enfermedad estará conmigo por varios años, comencé a verla como mi compañera de vida. La dieta, la suplementación, el ejercicio, hidratarse correctamente eran importantes para la enfermedad, pero también para tener una mejor calidad de vida. Aprendí mucho sobre ingredientes, químicos, sustancias, que la salud también se encontraba en esas pequeñas cosas que normalmente no volteamos a ver como la formulación.


A pesar de que, a la fecha no se tiene claridad respecto a las causas de la enfermedad, el factor genético y ambiental juega un papel determinante en el desarrollo y exacerbación de los síntomas. Un elemento que ha tomado especial relevancia en los últimos años es la influencia de los disruptores endocrinos, que se explican como aquellos químicos capaces engañar y bloquear la acción de algunas de nuestras hormonas y alterar el comportamiento de nuestro cuerpo. En un estudio presentado por la Revista Frontiers in Medicine en octubre de 2021 se presentaron 40 factores de riesgo asociados con la endometriosis (en medicina se conoce como exposoma), dentro de los que se encuentran los parabenos y las benzofenonas, presentes en muchos productos cosméticos. Por lo que, quizá, sin saberlo aún, siguiendo el método y evitando esta clase de ingredientes, estas cuidando de ti y de tu salud.





Soy consciente que aún me queda mucho por aprender, y que está enfermedad es sumamente compleja. Es imposible que tenga todas las respuestas a mis 20s, pero de una cosa estoy segura; si está en mis manos ayudar al menos a una mujer con mis palabras, lo considero una victoria. Si cualquiera de ustedes, escucha a su amiga, vecina, hija, prima, sobrina, nieta, madre decirles que el periodo les duele, créanles y háganselos saber. El siguiente paso, será buscar ayuda. La Asociación de Endometriosis México ha sido una gran aliada en mi proceso y siempre están dispuestas a ayudar a más personas en este camino.

Solo nombrándola y actuando vamos a poder hacer la diferencia.


Referencias:

✨ Adiles, Ingrid (14 de marzo de 2022) Endometriosis: ¿Por qué necesitamos una

ley nacional con perspectiva de género? Consultado el 29 de octubre de 2022.

https://es.linkedin.com/pulse/endometriosis-por-qu%C3%A9-necesitamos-una-ley-

nacional-con-ardiles-

✨ Aránguez, Tasia. (2018) ¿Por qué la endometriosis concierne al feminismo? Ed.

Dikinson. Pp. 129.

✨ Arellano, Mely. (13 de diciembre 2021) Mujeres contra la exclusión y la violencia

médica. Lado B. Consultado el 28 de octubre de 2022.

https://www.ladobe.com.mx/2021/12/mujeres-contra-la-exclusion-y-la-violencia-

medica/

✨ Coppel, Eugenia (31 de mayo de 2021) Un cuerpo propio. Mujeres contra el

androcentrismo médico. Gato Pardo. Consultado el 25 de octubre de 2022.

https://gatopardo.com/reportajes/un-cuerpo-propio-mujeres-contra-el-

androcentrismo-medico/

✨ Equipo Blog (25 de marzo de 2017) Endometriosis: dejemos de callar ante la

violencia ginecológica. El parto es nuestro. Consultado el 28 de octubre de 2022.

https://www.elpartoesnuestro.es/blog/2017/03/25/endometriosis-dejemos-de-callar-

ante-la-violencia-ginecologica#:~:text=No%20solo%20socialmente%20quedamos%20tocadas,la%2

0investigaci%C3%B3n%20cl%C3%ADnica%20y%20farmacol%C3%B3gica.

Fernández, Sandra. (03 de marzo de 2021) El feminismo como aliado de la

endometriosis: “Hace falta más empatía de las mujeres, no juzgar el dolor”.

Cadena Ser. Consultado el 26 de octubre de 2022

https://cadenaser.com/ser/2021/03/08/sociedad/1615186060_156798.html

García, Ana. (29 de abril de 2022) ¿Qué es la endometriosis y por qué se

considera una enfermedad laboral? Consultado el 25 de octubre de 2022.

https://www.eleconomista.com.mx/arteseideas/Que-es-la-endometriosis-y-por-que-

se-considera-una-enfermedad-laboral-20220429-0055.html

✨ López, Arturo y Pinacho, Ricardo (2018) Endometriosis. Instituto Nacional de

Perinatología. Consultado el 24 de octubre de 2022.

https://www.inper.mx/descargas/pdf/ENDOMETRIOSIS.pdf

✨ Organización Mundial de la salud. (23 de agosto de 2018) Género y salud.

✨ Consultado el 24 de octubre de 2022. https://www.who.int/es/news-room/fact-

sheets/detail/gender

✨ Peralta, Montserrat. (26 de diciembre de 2021) Latinus. Consultado el 28 de

octubre de 2022. https://latinus.us/2021/12/26/tabu-endometriosis-mexico-desden-

gubernamental-sufrimiento/

✨ Raypole, Crystal. (27 de julio de 2022) Los prejuicios de género en la atención

médica son reales ¿Qué debes saber? Consultado el 29 de octubre de 2022.

https://www.healthline.com/health/es/sesgo-de-genero-en-la-atencion-

medica#como-abordarlos

✨ Secretaría de Salud (13 de marzo de 2022) Gobierno de México. Consultado el 28

de octubre de 2022. https://www.gob.mx/salud/prensa/127-endometriosis-

enfermedad-que-se-desarrolla-entre-los-11-y-55-anos-de-

edad?idiom=es#:~:text=reproductiva%20padecen%20endomretriosis.-

,Se%20estima%20que%20en%20M%C3%A9xico%20afecta%20a%20m%C3%A1

s%20de%20siete,la%20parte%20interna%20del%20%C3%BAtero.

Télam Digital (14 de marzo de 2022) “Hay un desprecio por el cuerpo

menstruante”, aseguran quienes visibilizan la endometriosis. Consultado el 25 de

octubre de 2022. https://www.telam.com.ar/notas/202203/586317-dia-mundial-de-

la-endometriosis-cuerpo-menstruante.html

147 visualizaciones1 comentario

1 Comment


una buena noticia para las personas que tienen ese padecimiento pues ya esta aprobada esa iniciativa que recibió los votos a favor en el Congreso , creo que ya esta o será publicada en el Diario Oficial de la Federación (DOF). FELICITACIONES

Like
bottom of page